Educación matemática 01: Memoria y esfuerzo

pizarra_azul

Acabo de leer en un artículo la siguiente frase:

“No hace falta consultar el Informe Pisa para darse cuenta de que nuestros alumnos no son los mejores en lo que respecta a las matemáticas”.

Pues tampoco son los peores, he tenido oportunidad de tratar con alumnos venidos de sistemas muy diferentes al español y en algunos aspectos presentaban las mismas o peores carencias que las que se achacan a los nuestros, claro que no he conocido ningún finlandés… (eso da para otra entrada…)

Pienso, como muchos han dicho, que algo está fallando, pero los análisis que le leído hasta ahora pecan de simplistas cuando no se dedican al deporte nacional: buscar culpables.

Algunos lo achacan a que los niños aprenden de memoria por ejemplo las tablas de multiplicar, (por cierto, como en la mayor parte del mundo). De hecho, desde hace 40 años he oído esa cantinela, “si memorizas no piensas”, pues no, la verdad es que si memorizas, puedes dedicar tu mente a pensar lo que de verdad importa y no a deducir cómo hacer un cálculo sencillo. La memoria nos ayuda a coleccionar datos para poderlos relacionar y utilizar cuando sean necesarios, no podríamos deducir esos resultados cada vez y no podríamos resolver ninguna situación compleja si utilizásemos todos nuestros recursos en “razonar” cada cálculo.

Memorizar y automatizar los procedimientos sencillos es lo que nos permite avanzar, ir creando un suelo fértil sobre el que trabajar nuestro razonamiento, saber manejar un destornillador sin tener que razonar cada vez por qué funciona como lo hace nos permitirá apretar el tornillo y no impedirá que aprendamos a usar un taladro eléctrico.

La última avanzadilla del progreso ahora dice que no es necesario recuperar el esfuerzo, “la cultura del esfuerzo” que llaman. Dicen: “si necesitas esforzarte para entender las matemáticas es que no estás haciendo bien las cosas”, o peor, es que te las enseñan mal. Por si acaso no te esfuerces más.

Esto ya es, con perdón, para mear y no echar gota…

Cualquier aprendizaje requiere esfuerzo, las matemáticas también, hay que practicarlas, hacer ejercicios, resolver problemas. Aunque parezca una pérdida de tiempo, aunque parezcan ejercicios repetitivos, nos permitirán ver patrones o regularidades por nosotros mismos que no se ven a la primera, no son evidentes sino en la repetición.

O intentar resolver problemas, usando la imaginación, la visión de conjunto y los detalles, la deducción lógica… y lo más importante, equivocarse una y otra vez y saber dónde y por qué nos hemos equivocado, encontrar el error… sólo así se aprende.

El esfuerzo es fundamental y siempre tiene su recompensa, ya sabes, al menos habrás sudado la camiseta…Oliver02

 

Anuncios

Acerca de asunpgv

Profe de Mates
Esta entrada fue publicada en Educación, Matemáticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s